7

El "compañerismo" en el trabajo es el principal remedio contra el estrés.


El "compañerismo" en el trabajo es el principal remedio contra el estrés, subrayan los expertos

El compañerismo, valor muy entroncado con la amistad, se va adquiriendo en el transcurso de las primeras etapas de la vida. Permitirá a quienes lo practiquen trabajar eficazmente en equipo, saber dar sin pedir nada a cambio, y a la vez saber ocupar el lugar que le corresponde.

Según los expertos, el "compañerismo" en el entorno laboral, así como las relaciones y aficiones personales satisfactorias fuera del mismo, son los principales remedios contra el estrés.

Los estudiosos del estrés han llegado a la conclusión de que un "factor protector" ante el mismo es el desarrollo de las "habilidades de comunicación con los compañeros" de trabajo, es decir, lo que siempre se llamó "compañerismo" dentro de la empresa.

Así, el "buen clima" en el lugar de trabajo no sólo reduce las posibilidades de sufrir estrés, sino que también, si se ha sufrido una situación particularmente estresante, ayudan a una mejor recuperación. Agregan que también es importante mantener y cuidar las relaciones personales fuera del ámbito laboral. En este punto, apuntan que no es deseable que todas las amistades o personas con las que el trabajador se relaciona fuera de su horario laboral pertenezcan a la misma profesión o ámbito profesional, porque en cierta forma, a través de las conversaciones, se recuerdan o recrean los momentos tensos de la actividad en el centro de trabajo.

Así, señalan que se suele producir la no deseable circunstancia de que en aquellas profesiones donde el estrés registra una mayor incidencia, como personal sanitario y docentes, existe una "endogamia" entre sus miembros, de tal forma que sus amistades personales también son exclusivamente compañeros de trabajo.

También recomiendan  que el individuo asuma que "el trabajo no es el centro de la vida", sino que es también importante para el enriquecimiento personal mantener actividades que sean placenteras, tales como una afición concreta o simplemente pasear y charlar con amistades. En un plano más concreto, aconsejan asimismo que en los momentos de máxima tensión en el entorno laboral se lleven a cabo unas sencillas técnicas respiratorias que conllevan una rápida relajación, y que se pueden consultar en cualquier gabinete psicológico.

Define el estrés como "una situación que percibimos como amenazante, porque pensamos que rebasa nuestros recursos y pone en peligro nuestro bienestar, dado que perturba emocionalmente y nos puede hacer perder el control, hasta el punto de deteriorar las relaciones interpersonales".

El estrés, precisan, "no es una enfermedad", aunque experimentarlo durante largo tiempo, hasta convertirse en crónico, genera en el síndrome del "quemado" o burnout, que sí está reconocido como una patología profesional en varios países, entre los cuales no se encuentra aun España, aunque ya se ha producido alguna sentencia judicial aislada que lo contempla.

En la aparición del estrés, concurren tres circunstancias: la propia naturaleza del trabajo, en función de su volumen, dificultad y tiempo para realizarlo; el clima laboral, en el que entran en juego las relaciones con los compañeros y el grado de competitividad que la actividad profesional exija; y las características del individuo, lo que significa que unos pueden soportar sin grandes problemas situaciones que a otros les afectan considerablemente.

¿COMPAÑEROS O AMIGOS?
Un compañero no es necesariamente un amigo, si bien muchas veces un amigo puede ser también un compañero.

7 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario.
Bienvenid@ al BLOG DE INMA.
Gracias por comentar!
email: igtorres53@gmail.com

 
Ir arriba